CUBA salva y EEUU muere – Dos REALIDADES crueles


A PRINCIPIOS DE ABRIL, UN CARGAMENTO CON CIEN MIL MASCARILLAS y diez equipos para diagnosticar Covid-19 que eran enviados desde China hacia Cuba, fueron bloqueados por el gobierno de Estados Unidos. El paquete formaba parte de las donaciones hechas por la fundación del multimillonario chino, Jack Ma, hacia diversos países que enfrentan la pandemia, incluido Estados Unidos que, a la fecha, es el país con más muertes y enfermos. Sin embargo, el bloqueo económico y comercial impuesto por Washington contra La Habana desde hace sesenta años –recrudecido por Donald Trump–, boicoteó la asistencia humanitaria hacia un país que, no obstante, ha enviado personal médico a países pobres del Caribe y África para colaborar en la lucha contra el coronavirus.

El mundo se ha pronunciado sobre esta infamia. Apenas el coronavirus ascendía, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reconocía la labor de Cuba por enviar a otros países a sus médicos, junto a su famoso retroviral Inteferón, el cual ha sido muy efectivo en el tratamiento de la enfermedad. En tanto, el Consejo Mundial de Iglesias, desde su sede en Nueva York, exigía a Estados Unidos acabar con la asfixia económica contra Cuba y otros países asediados por Trump, como Venezuela e Irán.

[TE RECOMIENDO LEER: CACERÍA DE MÉDICOS CUBANOS]

Algunos legisladores estadounidenses aliados a Trump dieron su versión; como Mario Díaz-Balart y Francis Rooney, quienes dijeron que el envío de médicos por parte de Cuba a más de veinte países supone “explotar” la emergencia sanitaria para sacar “beneficio político”. Un mensaje que fue contrastado por los países que integran la Comunidad del Caribe (Caricom), que agradeció a Cuba su solidaridad y pidió el cese del bloqueo en su contra; así como de la vocera de la ONU, Stephan Dujarric, quien reconoció los esfuerzos cubanos por auxiliar a otras naciones y reiteró el llamado de las Naciones Unidas a la “solidaridad global” en esta emergencia.

Mientras tanto, en Estados Unidos, un editorial de The Washington Post del cinco de abril califica a Donald Trump como el “peor presidente de todos los tiempos” por su gestión ante el coronavirus. Su país ya es el más afectado por la pandemia, a pesar de que fue alertado desde principios de enero por sus espías en China. Ahora, Estados Unidos ya tiene en la actualidad la mayor tasa de mortalidad en su historia (veinticinco por cada millón de habitantes) y las muertes podrían llegar a las 200 mil, una cifra mayor a la de los soldados estadounidenses muertos en todas sus guerras juntas. A pesar de eso, Trump insiste en que, si los fallecimientos no pasan de ese número, habrá sido “un muy buen trabajo”.

Esta pandemia servirá para medir el verdadero talante de los regímenes.

Al mismo tiempo, la tasa de desempleo en Estados Unidos se ubica alrededor del trece por ciento, la más grande desde la Gran Depresión que hundió a los estadounidenses en el hambre en 1939. Del mismo modo, las solicitudes de prestaciones por desempleo ya superan los diez millones; un millón más que los empleos perdidos durante la gran crisis del 2008. Pero lo peor es que el coronavirus avanza y 27 millones de estadounidenses no tienen seguro médico, destaca un reportaje de la BBC. Además, once millones de indocumentados están en el desamparo en un país donde un simple chequeo médico cuesta más de cien dólares.

Queda claro que la megalomanía de Trump está llevando al desastre a cientos de millones de seres humanos dentro y fuera de Estados Unidos. Ya era justo decir que impedir la ayuda hacia Cuba, un país que lucha ante el coronavirus, es un acto criminal; pero aplicar la fórmula del desamparo en su propio país, es peor que autoritario: es genocida. Ha de servir esta pandemia para revelar el verdadero talante de los regímenes, como ha ocurrido en otros periodos de la historia. Por ejemplo, la Roma imperial, incendiada por los conflictos sociales y el frenesí de su oligarquía, recorrió con la peste antonina el último tramo hacia su debacle.

Cacería de médicos cubanos


El golpe de Estado en Bolivia le sirvió a Estados Unidos para intensificar su estrategia política en la región. Este asalto militar derribó a un gobierno incómodo a Washington y, de paso, avanzó en la destrucción de las colaboraciones la administración de Evo Morales con otros gobiernos progresistas de América Latina, siendo esto también, una agresión sobre esas naciones. Sin duda la más afectada de estas es Cuba.

Para nadie es un secreto que uno de los más cercanos aliados de Evo Morales fue la República cubana. Desde que el indígena Aymara ascendió al poder, convenió con el gobierno de la isla una amplia agenda de colaboración médica. De tal modo, los famosos médicos cubanos arribaron al país sudamericano para brindar atención a poblaciones apartadas, ahí donde la infraestructura boliviana no podía llegar.

Desde el 2008 la embajada de EE.UU. en Bolivia ha utilizado a ciudadanos estadounidenses para espíar las colaboraciones médicas cubanas.

Tras el Golpe, el gobierno de facto colocó una diana sobre estas brigadas y disparó una violenta campaña en su contra. Esta ha incluido propaganda sucia en medios de comunicación, hostigamiento y allanamiento ilegal de las viviendas donde han residido los especialistas cubanos.

¿Dónde entra Estados Unidos en todo esto?

Al revisar un reporte del diario digital estadounidense The Real News.com podemos encontrar que desde el año 2008 la embajada de Estados Unidos en Bolivia ha utilizado a ciudadanos estadounidenses para recopilar información sobre las colaboraciones médicas cubanas en ese país.

Según los testimonios, la maniobra fue dirigida por el asesor en seguridad de la sede de Washington en La Paz, Vincent Cooper, quien reclutaba a estadounidenses en el país andino para tareas de espionaje sobre cualquier persona de origen cubano o venezolano en Bolivia.

De tal modo, El Golpe de noviembre de 2019 desató el antiguo deseo estadounidense de ahorcar la presencia cubana en Bolivia.

El bombero Freddy Medinacelli

Para esto, Washington se ha valido de un coronel del Ejército boliviano de nombre Freddy Medinacelli quien, hasta el año 2018, era subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de la policía boliviana, la misma que inició el Golpe contra Evo Morales.

Medinacelli ya no tiene cargo en la policía, pero, de algún modo, se convirtió en subdirector de la Unidad de Bomberos en La Paz (o al menos así es presentado por la prensa local).

Todo el mundo sabe a qué se dedica un bombero, ¿cierto? y que su labor es voluntaria. Pero el bombero Medinacelli es un caso especial en el mundo, pues es el único en su oficio que goza de la protección de la policía y el régimen para dirigir cateos y allanamientos armados; en este caso, a los hospedajes de las brigadas médicas cubanas.

Así, a principios de noviembre de 2019, el bombero Medinacelli allanó una casa donde residía un grupo de médicos. Ni la policía, ni nadie metió las manos. Al parecer, bajo el nuevo régimen boliviano es normal que un bombero realice tareas judiciales.

«Tenemos que decir fuera cubanos, mueran cubanos»

Por supuesto, Medinacelli se dio el lujo de hacer declaraciones a la prensa, a la cual, por alguna razón, no le cayó extrañó que un bombero cateara la vivienda de unos extranjeros, pues no hicieron ninguna pregunta relacionada a esto. Ahí, esta especie de súper-bombero, calificó la residencia como un “búnker de cemento” donde había “yacuzzis” y “documentos sospechosos” los cuales sustrajo y entregó a régimen golpista, según reportó el medio Página 7.

¿Cómo se llega a ser un súper-bombero como Medinacelli?

Si revisamos los antecedentes, encontraremos que las acciones de Medinacelli son un eco de lo dicho por el ex coronel boliviano Julio César Maldonado Leoni, presidente del golpista Comité Militar Nacional, quien propuso acciones contra la Embajada de Cuba y sus funcionarios, e instruyó “infundir miedo y odio hacia los cubanos para que abandonen el país”, según audios revelados por varios medios de prensa como Telesur, en los cuales se exhiben los presuntos planes para el Golpe contra Evo Morales.

En esos audios también se escucha a los golpistas planear la difusión de una campaña xenofóbica contra Cuba: “Tenemos que decir fuera cubanos, mueran cubanos. (…) Quien gobierna el país son los cubanos”, dijo un militar no identificado.

El reconocido líder golpista, Luis Fernando Camacho, “recibe indicaciones” de Rolf A. Olson, jefe político de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia.

Pero, sin duda lo más interesante de estos audios es que en ellos se informa que el reconocido líder golpista, Luis Fernando Camacho, “recibe indicaciones” de Rolf A. Olson, jefe político de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia.

Y como en política nada es coincidencia –mucho menos en política exterior estadounidense–: Olson fue visto merodeando la casa de los médicos cubanos allanada por Medinacelli.

Así, con al menos la anuencia del gobierno de Estados Unidos, el régimen golpista puso fin a la colaboración de  17 mil 684 profesionales de la salud cubanos que han laborado en Bolivia, quienes realizaron más de 73 mil 330 consultas médicas y 1 millón 529 mil 301 intervenciones quirúrgicas.

¿Quién verá ahora por esas familias enfermas? Sin duda no será Rolf Olson, ni Medinacelli o la presidenta de facto, Jeanine Añez.

Cruzada anti-cubana

El asedio de Estados Unidos sobre las brigadas médicas cubanas en Bolivia es parte de una cacería global.

El imitador de Donald Trump en Brasil, Jair Bolsonaro, ya se había dado a la tarea de hostigar a más de ocho mil quinientos médicos cubanos, de los más de veinte mil que laboraban en el gigante sudamericano desde el 2013. Les acusó de guerrilleros y, para no echarlos, les prometió que podían quedarse en el país si renunciaban a su misión. Por supuesto, La Habana retiró a sus especialistas. Y más de 113 millones de pacientes –sobre todo indígenas del Amazonas–, se quedaron sin atención sanitaria.

¿Por qué Estados Unidos se interesa en asediar así a las misiones médicas que Cuba tiene por el mundo?

La USAID puso a Cuba en su “lista negra” de “traficantes de personas” y “trabajo forzoso”.

Porque estos convenios le representan a la isla ingresos económicos hasta por 6 mil millones de dólares, según datos oficiales de la isla. Los países pagan por la expertise cubana, cuyas misiones van a donde los médicos locales no quieren o no pueden ir.  Y a veces –sobre todo en países pobres de África y el Caribe–, suele La Habana no cobran ni un peso. Son más de 500 mil médicos repartidos en 67 países. Son más de 36 mil médicos formados por Cuba provenientes de 180 naciones, sobre todo, del tercer mundo.

El asedio de Estados Unidos contra las misiones médicas cubanas comenzó cuando a Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, la USAID, dependiente del Departamento de Estado de EE.UU., puso a Cuba en su “lista negra” de “traficantes de personas” y “trabajo forzoso”. El régimen de Trumo cree que la labor de los médicos cubanos en el mundo es un delito, según reveló el periodista Tracey Easton para el portal Cuban Money Project.

[TE RECOMIENDO: VERDADES Y MENTIRAS DE LAS MISIONES MÉDICAS CUBANAS]

Además de Bolivia, se han hostigado a estas misiones en El Salvador, Ecuador, Brasil y Kenia. Al respecto, el presidente cubano, Miguel Díaz Canel, denunció a través de su cuenta de Twitter que Estados Unidos paga hasta tres millones de dólares para perseguir a los médicos de la isla.

«EEUU ofrece hasta tres millones de dólares para perseguir a Cuba por ayudar a salvar vidas en el mundo. Falacias, mentiras, villanía y prepotencia imperial que no entiende de humanos valores. Nuestras misiones médicas son Cuba», dijo.

No obstante, las brigadas médicas cubanas se han vuelto famosas por combatir el ébola en Africa, el cólera en Haití y la ceguera en Latinoamérica. La Brigada Médica “Henry Reeve” salvó a Ecuador del dengue y atendió a miles de personas en desastres naturales en Pakistán, México, Venezuela, Chile, Perú e Indonesia.

Pero Trump y sus seguidores no entienden de humanismo; lo único que saben es hacer la guerra, absurda y criminal.

Jose Daniel Ferrer: Cómo fabricar un preso político en Cuba


LA PROPAGANDA CONTRA CUBA es un hecho conocido; pero durante la administración de DONALD TRUMP la estrategia se intensificó. El viejo artilugio usado por Washington es el de tomar a un delincuente común para vestirlo de disidente político. Lo hicieron en el año 2002 con ORLANDO ZAPATA TAMAYO, un albañil acusado de golpear a su propia madre, preso por violencia y desacato, que fue empujado a fuerza de dólares por la oficina de intereses de Estados Unidos en Cuba, a una huelga de hambre que destruyó su salud.

Ahora, el protagonista se llama JOSÉ DANIEL FERRER GARCÍA, preso desde el primero de octubre de este año, acusado de secuestro y tortura por parte de un integrante de su organización, la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU.

Ferrer García dirige la UNPACU gracias al dinero que le paga la Fundación Nacional Cubano Americana, según él mismo lo reconoció en entrevista con el canal MegaTV de Miami.

Esta Fundación fue creada por el gobierno de RONALD REAGAN en 1984 con el objetivo de asediar al gobierno de Cuba. Su líder, JORGE MAS CANOSA, fue entrenado y respaldado por la CIA para organizar varios actos terroristas sobre la isla que incluyeron la invasión armada a este país en Playa Girón, y la explosión de bombas en varios hoteles de La Habana en 1997.

Ferrer García fue apresado luego de ser denunciado por un ciudadano de nombre Sergio García González por haberlo secuestrado durante una noche, en la cual lo golpeó de tal manera que tuvo que ser ingresado de urgencia al hospital de Mayarí Abajo, en la provincia de Holguín.


Según el blog Cambios en Cuba, en la agresión también participaron Roilán Zarraga Ferrer, primo de José Daniel Ferrer García, quien cumplió sanción por robo con fuerza en vivienda habitada; Fernando González Vaillant (alias Chichi) quien también cumplió sanción por robo con fuerza en vivienda habitada y por el delito de violación a una menor de edad y José Pupo Chaveco (alias El Vaquerito) sancionado por hurto y paciente del Centro de Atención de Enfermos Mentales (crónicos) conocido como El Viso, institución de la que se escapó para ir a residir en la vivienda de Ferrer

Al respecto, la Fundación Nacional Cubano Americana lanzó un video en Youtube con una supuesta conversación entre un hombre relacionado con la FNCA y la UNPACU y la esposa del agredido García González.

En la llamada se confirma que García González fue ingresado al hospital en malas condiciones; pero el interlocutor dirige el diálogo para hacer pasar esto como un “accidente” y que la policía –dijo–, “le presiona para que nos acuse”.

Al menos tres ex integrantes del UNPACU han denunciado a Ferrer García por violencia. Uno de ellos es Emencelio Céspedes, dirigente de una célula de la organización, quien en el año 2015 denunció que José Daniel Ferrer García lo acorraló, lo amenazó y lo golpeó, acusándolo de ser agente del Estado cubano. Además, reveló el desvío de los recursos destinados a la UNPACU y la apropiación de estos por parte de los dirigentes para su disfrute personal.

Algo similar hizo Erik Domínguez Soto, miembro de la UNPACU en Las Tunas, quien denunció en el 2018 otra golpiza de Ferrer García y el desvío del dinero de la organización.

Al momento de este texto, José Daniel Ferrer García está preso en Santiago de Cuba y está a la espera de juicio. El diario El Nuevo Herald de Miami, ha dicho que lo golpean periódicamente en su detención y que está aislado.

Pero un video exhibido por el portal Razones de Cuba, muestra a Ferrer siendo visitado por su familia, rasgándose la ropa y auto-lesionándose al golpear su cabeza contra el escritorio mientras acusa que un agente policiaco lo golpea.

Por Ferrer García han abogado LUIS ALMAGRO secretario general de la OEA y la jefa de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, MARA TEKACH, quien ha sido captada visitando la vivienda de Ferrer García.

Tekach, de hecho, hace abierto activismo por Ferrer García; algo que viola de manera abierta el articulo 41 de la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas, al inmiscuirse en asuntos internos de un Estado y confirma que, detrás del líder de la UNPACU, está el gobierno de Estados Unidos.

[JOSE DANIEL FERRER FUE RECLUTADO PARA BOICOTEAR LA CUMBRE DE LIMA 2018. LEELO AQUÍ]

El caso de José Daniel Ferrer García aún dará de qué hablar. Como es lógico, se espera una avanzada de propaganda desde Estados Unidos, prensa de ese país y otros diarios asociados a la Sociedad Interamericana de Prensa en varias naciones de Latinoamérica y España, acusando a la “dictadura” cubana de infringir el peor de los tratos a este personaje que, en cualquier otro territorio, ya estaría pagando penas por delitos de mercenarismo.

No obstante, esa vieja estrategia de tomar a un delincuente común para volverlo un mártir, no significa que las cosas mejoren para los enemigos de la Revolución cubana, ya que desde hace muchos años se viene aplicando la misma herramienta de fabricación mediática y los resultados continúan siendo penosos.

📹 Entrevista con NTN24 (Colombia): Caravana Migrante


Antes de que la Caravana Migrante, que partió con más de dos mil seres humanos desde Hondurás y Guatemala, toque la frontera entre México y Estados Unidos, se han levantado las voces de alerta sobre la posible reacción del Gobierno de EE.UU. ante el intento de estos migrantes de cruzar ilegalmente hacia el territorio. 

Por eso, la cadena televisiva NTN24 con sede en Colombia, me buscó para comentareste fenómeno y si es que el presidente estadounidense, Donald Trump, cumpliría su promesa de intervenir militarmente para no dejar pasar los migrantes. 

Esto pasó y te lo comparto: 

Trump, aislado y peligroso


Una encuesta de The Washington Post indica que los demócratas vencen 52 a 38 a lo republicanos rumbo a las elecciones de medio termino del seis de noviembre. Seis de cada diez piensa que Trump se equivoca en sus políticas. Y por si fuera poco, 189 paises de 191 rechazaron este jueves en la Asamblea General de la ONU el bloqueo económico y comercial impuesto por Estados Unidos contra Cuba. En suma, Donald Trump luce cada vez más aislado, dentro y fuera de su país.

No existe una opinión favorable para él dentro del mundo libre. Trump se ha ganado el rechazo comprobado de la opinión internacional debido a su intención de ordenar abrir fuego contra la Caravana Migrante si cree que esta amenaza la seguridad nacional. Y el rechazo comienza al interior de Estados Unidos, incluso, en el Pentágono. La especialista en seguridad estadounidense Ana María Salazar indicó este viernes en entrevista radiofónica que especialistas asociados a este centro militar no creen que el presidente cumpla tal amenaza, fundamentalmente porque esta tiene que ver más con las elecciones que con una agresión real de los migrantes. El despliegue de fuerzas armadas es más una puesta en escena que una operación seria.

En tanto, la derrota de Trump en la ONU ante Cuba se dio en un contexto muy interesante, para quienes gusten de la geoestrategia política. La comunidad internacional rechazó el Bloqueo en las Naciones Unidas al mismo tiempo tiempo que el presidente cubano, Miguel Díaz Canel, aterrizaba en Moscú para dar inicio a una gira que lo llevará por Laos, Vietnam y China. Sí en política no hay casualidades, en política internacional, menos.

¿Estamos ante el fin del poder de Trump? Si pierde las elecciones y los demócratas recuperan la mayoría en las cámaras, el presidente se quedará sin escudos protectores ante posibles juicios políticos y una eventual destitución por los casos de encubrimiento y corrupción que le rodean. Se quedará sin avales de su política exterior y solo le quedaría actuar dentro de los límites de su poder presidencial, que no es para menos, pues incluye al Ejército.

Pero lo que realmente vuelve peligroso a Trump es el apoyo de cuatro de cada diez estadounidenses. Son las huestes racistas que yacen en la parte central del país amenazando a latinos y afros. Son los paramilitares en la frontera sur que se toman literal todo lo que dice su Presidente, esos, quienes no necesitan de la aprobación del Pentágono para abrir fuego contra los migrantes. Son los que se amparan en él para sus ínfulas supremacistas y no se retracatarán sin dar batalla.

Esta es una columna original para el diario La Opinión 

¿Todo por unos pinches patos?


“Los empresarios no estamos defendiendo uno u otro proyecto, estamos defendiendo un modelo de nación”, dijo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial varios minutos después de que López Obrador lo hiciera con relación a los resultados de la consulta que da por rechazada la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco. “Estamos defendiendo un modelo de nación”, dijo y repito tal declaración porque ese es precisamente el fondo el asunto cuando hablamos de la #ConsultaNAIM: el modelo de negocio de los hombres de corbata, dista mucho de lo que votamos este fin de semana.

Yo voté temprano, con algo de frío y con cierta incertidumbre sobre los resultados ¿De qué servirá todo esto? No tenía garantías y, sin embargo, marqué por la opción de Santa Lucía, gustoso, no porque tenga mis dólares invertidos en ello, sino porque por primera vez una administración me consulta sobre un proyecto que impactará mi forma de vida. Antes que eso fueron los muertos y las violaciones de Atenco del año 2006, la manera en cómo el Gobierno preguntaba a la gente: ¿estás de acuerdo con que nos valga madre lo que opines sobre el nuevo aeropuerto? Tome su toletazo.

Personalmente creo que no necesitamos aeropuerto, como no necesitamos más automóviles (escribí hace una semanas sobre eso en mi blog)  pero la consulta fue valiosa para mí por el simple hecho de serlo. A votar fui con mi sobrino y el impacto cultural es enorme porque a este imberbe de 16 años se le demostró que en México la democracia directa es posible, y no estamos condenados a pagar continuamente con sangre las imposiciones de una plutocracia, tal cual él ha aprendido en sus clases de historia que así ha sido en este país a lo largo de 500 años.

25-10-18-FOTOS-04-AMLO-VOTO-CONSULTA-NACIONAL-DESTINO-AEROPUERTO-632x1024
El voto del presidente electo López Obrador en la Consulta NAIM.

Y otra cosa: Ahora resulta que a los “grandes mercados” les preocupan los 45 mil empleos que se perderían con la cancelación de Texcoco. Pero algo no me cuadra. Tengo varios amigos por la zona, y esos amigos tienen familiares trabajando como peones en las obras del hoy fallido nuevo aeropuerto. A algunos les pagan seis mil pesos al mes pero con recibos de honorarios, lo que significa que le dan a Hacienda casi el 40 por ciento de su salario en impuestos, más lo que le toca al contador, lo cual apenas les da para comer y para pasajes. Además, no hay contratos. Otro además: les hacen pagar un seguro de vida que ni siquiera es IMSS, según me cuentan. Pero no todo es así, mi amigo Rubén realmente se ve afectado por el desistimiento de la construcción. “¿Todo por unos pinches patos?”, refunfuñó al tiempo que entendía que deberá trasladar su carro de tacos de canasta a otro lado ¡¿Cuantos más, Obrador?!

Está bien que no se haga Texcoco. A mi me registraron ahí y de mi infancia texcocana lo único que recuerdo es mucho cemento y olor a caca. En las monografías se decía que ahí había un lago, pero de agua sólo recuerdo las lluvias ácidas que alentaban el paso de los guajoloteros. Pero eso no lo ve un magnate que reparte su tiempo entre Nueva York, España e Interlomas. Su modelo de país no es modelo sino una fórmula bursátil. Nuestro modelo, el del México real, es de la supervivencia; el de aprovechar cada mecanismo existente para participar en cada consulta sobre asuntos públicos, por una sencilla razón: Nosotros y los patos aquí vivimos.